*Ayudan a quienes van en busca de una mejor vida a Estados Unidos

POR ALICIA MATEOS/Para los migrantes centroamericanos, el paso por México se convierte en la entrada al infierno. Asaltos, extorsiones, violaciones, prostitución, secuestros y asesinatos, son algunos de los retos fatales que hombres, mujeres y niños corren el riesgo de padecer en su travesía por territorio azteca.

Es aquí donde aparecen los ángeles de la guarda: Las Patronas, grupo de mujeres solidarias que desde hace 23 años ofrecen atención alimentaria a todo aquel que busca retar a la vida a cambio de una mejor historia, más digna y humana.

“Todas las historias son dolorosas cuando tienen que ver con mutilaciones, con muerte,  pues nos ha tocado ver a personas que mueren en las vías”, narra a PM diario, Norma Romero Vázquez, coordinadora y vocera de Las Patronas.

La historia se remonta a la comunidad de La Patrona, localizada a tan sólo ocho kilómetros del municipio de Córdoba (Veracruz). Es 1995 y el fenómeno de la migración apenas comenzaba a arreciar su presencia por todo el Sureste Mexicano.

“Nosotras –Las Patronas- ignorábamos lo que sucedía en Centroamérica. No sabía lo que era la migración. Pensaba que las personas que viajaban en el tren eran mexicanos”, admite.

De carácter afable y mirada tímida, Romero Vázquez entendió que la vocación del ser humano es ser solidario y el  ofrecer ayuda a los migrantes era una manera de agradecer todas las bendiciones que ha recibido a lo largo de su vida.

“Anteriormente me sentía inútil. Yo participaba en la iglesia pero me sentía muy inútil porque no aportaba nada de lo que Dios me estaba dando a mi que es mi familia, el trabajo y la salud (…). A mí sí me ha cambiado la vida  y la de mi familia el estar en Las Patronas”, asegura con un brillo en los ojos.

Al principio, preparaban 30 porciones de tacos y tortas y eran entregados a tan solo a unos pasos de las vías del tren. Poco a poco se regó entre el gueto errante que unas señoras caritativas repartían alimentos y bebidas.

 

La demanda creció abruptamente, por lo que decidieron buscar donaciones con panaderías, tiendas de autoservicio, alguno que otro restaurante, además de sufragar los gastos con sus propios recursos.

Así estuvieron trabajando por más de 8 años hasta que un grupo de estudiantes del Tecnológico de Monterrey difundieron toda la labor humanitaria de Las Patronas, a través del documento “De nadie”.  Su transmisión acaparó rápidamente la atención de la prensa, por lo que el movimiento empezó a trascender  en el plano internacional.

Hoy en día y a 23 años de su fundación, Las Patronas reciben apoyo de la sociedad civil, universidades, organizaciones civiles, empresas nacionales e internacionales y hasta la comunidad artística.

“La satisfacción más grande para mí es ver la sonrisa de las personas a quienes ayudo. El agradecimiento, las bendiciones, es el mejor pago que hemos tenido entre todas Las Patronas”, concluyó.

 

Caja de datos

 

LAS PATRONAS, ANGELES DE LA GUARDA

 

*Dan Ayuda a los migrantes

 

 

Con apoyo de la sociedad civil

 

– Tienen 23 años de servicio humanitario

– En 2010 se atendieron a más de 800 personas diarias

– 2014 la nueva ley de Migración provocó la disminución

de migrantes hasta de 400 personas

– Ofrecen alimento y apoyo de 10:00 a.m. hasta las 10:00 p.m.

 

 

Frase:

“La satisfacción más grande para mí es ver la sonrisa de las personas a quienes ayudo”

NORMA ROMERO VÁZQUEZ

COORDINADORA DE LAS PATRONAS